Khundrukar

La Fortaleza enana de Khundrukar

Dos siglos atrás, el gran herrero enano Dúrgeddin el Negro fue expulsado de su hogar en las montañas Crystalmist por una horda de fieros orcos y trolls. Éstos saquearon sus salas ancestrales y mataron todo ser vivo que encontraron. Huyendo de sus enemigos, Dúrgeddin condujo a los escasos supervivientes de su clan, los Mournhammer, en busca de un nuevo asentamiento. Tras largos años errando, los enanos descubrieron un sistema de cavernas más al norte, en los Picos Barrera, bajo una escarpada y boscosa colina coronada por un montículo de piedra desnuda conocida como el Diente de Piedra.

Allí fue donde Dúrgeddin y sus seguidores fundaron la Fortaleza secreta de Khundrukar (la Morada Resplandeciente) y se dispusieron a olvidar todos los sufrimientos que habían padecido y hacer florecer las entrañas de la montaña que sería su nuevo hogar.
Los duques de Geoff estaban más que contentos de que un grupo de enanos se hubiera instalado en unas montañas de las que, normalmente, solo descendían monstruos y humanoides dispuestos a causar la mayor destrucción posible. Además de contener a muchos de sus enemigos, se instauró un fluido comercio en el que los humanos proveían a los enanos de Khundrukar de cereales, animales y telas a cambio de todo tipo de herramientas y armas que salían de la famosa fragua en la que trabajaban el viejo Dúrgeddin el Negro y sus muchos aprendices.

Todo fue bien hasta que hace unos cien años aproximadamente, un miembro del clan Mournhammer fue capturado por los orcos durante una incursión y éstos se enteraron de la ubicación de la fortaleza enemiga. Los jefes orcos alzaron un gran ejército y marcharon contra Khundrukar. En un disputado asedio que duró meses, los orcos cavaron túneles alrededor de las defensas enanas y asaltaron la plaza, pasando a todos a cuchillo. Los últimos en caer fueron Dúrgeddin y sus prendices, que se refugiaron en las enormes fraguas de las profundidades de la montaña y dicen los rumores que lograron ocultar muchos de los tesoros que contenían antes de que llegasen los orcos. En todo caso, con los más valiosos tesoros de Khundrukar o sin ellos, tras varios días de saqueo los orcos cargaron todo lo que pudieron llevarse y abandonaron el lugar. En los largos años que han pasado desde que se libró esta batalla, varias tribus de orcos y goblins han ocupado temporalmente la Morada Brillante y usado la fortaleza enana como base para sus incursiones pero la mayor parte del tiempo las cavernas han permanecido vacías excepto por monstruos y bestias que acechan en las estancias más sombrías y profundas.

dwarven_caverns_concept_art_by_artofjokinen-d5mibsc.jpg

Hoy en dia Khundrukar no es más que un lejano recuerdo, una historia de fantasmas que los padres enanos cuentan a sus hijos alrededor del fuego mientras preparan la cena. Sin embargo, todavía perduran entre los pocos enanos que quedan en Geoff las leyendas acerca de la Venganza de Dúrgeddin, la Guerra de la Forja, y las extraordinarias espadas que creó y a las cuales imbuyó de toda la ira que sentía por sus enemigos. En las últimas décadas más de un grupo de enanos e incluso de aventureros han partido hacia el pico del Diente de Piedra esperando reclamar los tesoros de Durgeddin que puedan hallarse escondidos, aunque lo único que han encontrado ha sido una muerte cruel entre sus frías y silenciosas paredes de piedra.

Khundrukar

Giantslayer "La reconquista de Geoff" Tellus Tellus